domingo, 10 de mayo de 2009

EN ESTE INSTANTE, EN ESTA HORA, EN ESTE MINUTO Y EN ESTE SEGUNDO


Pronto como la velocidad de la luz,
Después de varios años.
Luz del cielo en tus ojos,
Sanos con brillo sin igual.
Sagrado como el corazón,
De tu pecho ardiente de amor
Y espinas de la humanidad.


Rosas en tu jardín de peticiones,
Caridad en tu honor.
Solo creo en tu promesa,
Porque eres honesto y misericordioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario